Los juegos de azar con más probabilidades de ganar

¿Cuáles son los juegos de azar donde es más fácil ganar? ¿Se gana más veces a la ruleta o al poker? ¿Son más fáciles las apuestas o las tragaperras? Hoy intentamos desentrañar este misterio que tanto interesa a muchos jugadores, que buscan el juego ideal para ganar más y perder menos.

Entendemos que quieras conocer en qué juegos de azar hay probabilidades de ganar, pero vamos a empezar haciendo una precisión: si lo haces para jugar a lo que más rendimiento económico te pueda dar, creemos que el enfoque es erróneo. Si lo que quieres es garantizarte unas ganancias, hay otras formas mejores. Por ejemplo, trabajar. Suele ser la forma más segura de recibir, en un plazo estipulado de antemano, una compensación a tu tiempo y esfuerzo. Los juegos de azar, en cambio, son juegos y, por tanto, su finalidad es primordialmente lúdica. Es decir, son pasatiempos, actividades de recreo y ocio, aunque es cierto que algunas personas se ganan la vida con ellos, pero son unos pocos elegidos. Las probabilidades dicen que, probablemente, no seas uno de ellos. Pero si lo eres, ¡adelante!, haz del juego tu profesión. No seremos nosotros quienes coartemos los sueños de llegar a las WSOP de nadie.

Además el azar (el riesgo de perder) es intrínseco al juego. Todos los juegos de azar tienen riesgos. Y si juegas al parchís con tus abuelos o al mus con tus colegas, el nivel de diversión es probablemente alto y el de pérdidas bajo. Pero cuando juegas a la ruleta en un casino, los riesgos se disparan y a veces el nivel de diversión acaba siendo nulo y el de pérdidas muy alto. Ser consciente de todo esto te ayudará a desarrollar una actitud sana hacia el juego. Así que, elige el juego que mejor te lo haga pasar y olvídate de si se gana más o se pierde menos que en otros juegos. Esto va de divertirse y no perder la cabeza.

¿Te gustan los juegos de azar? Votalo¡¡¡ 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

Dicho lo anterior, siempre os aconsejamos que para minimizar pérdidas y maximizar las ganancias, aprendáis cuáles son los juegos de azar con más opciones de ganar. Vamos a repasarlos de mayores a menores posibilidades.

Las apuestas deportivas

Al igual que en los juegos de cartas, en las apuestas deportivas existe un porcentaje importante de participación del jugador. Cuanto más sepas de un deporte, del equipo que juega, de los jugadores y su forma física, de todo lo que rodea al deporte, la competición, la trayectoria de los equipos… toda esa información te ayuda a apostar mejor, lo que no significa que vayas a ganar siempre. Además, en las apuestas, los resultados más probables son los que tienen las cuotas más bajas. Las cuotas indican cuánto te paga la casa de apuesta por cada unidad apostada (1€, por ejemplo), si aciertas la apuesta. Así una cuota de 1.2 es una cuota muy baja y por ejemplo, apostando 10€ a esa cuota ganarías 12€, pero el beneficio neto es de tan solo 2€. En cambio, a una 4.5, si aciertas tu apuesta de 10€, te llevarías 35€ de beneficio neto, 45€ en total. Por tanto, la dificultad de las apuestas deportivas consiste en encontrar un mercado en el apostar con una buena cuota y en el que tengas casi la certeza de que se producirá ese resultado. Bien es cierto que, como en todos los casos, cuantas más probabilidades hay de acertar, menores son las ganancias. Y los importes que se juegan en las apuestas deportivas no suelen ser tan elevados como en otros juegos, aunque es bien cierto que las apuestas combinadas ofrecen la posibilidad de ganar más multiplicando las cuotas de varios eventos. No obstante, cuantos más eventos combinas y más altas son las cuotas, menos probabilidades de acertar. De hecho, no se recomienda combinar más de cuatro o cinco eventos ni superar cuotas de 4.5. A partir de ahí, las probabilidades matemáticas de acertar se disparan… en tu contra.

Es decir, en el juego, a más probabilidades de acertar, menos ganancias. A más posibles ganancias, más riesgo (menos probabilidades de acertar y más de perder nuestro dinero). Pero como nada en la vida es absoluto y siempre sale algún valedor de las causas imposibles, te diremos que sí. Que hay tipos andando por el mundo que un día echaron 0.20€ en una slot por hacer la gracia y se levantaron un jackpot progresivo de millones de euros.Pero, francamente, eso es casi un milagro. Como que te toque el Euro Millones. ¿A cuánta gente conoces que le haya tocado? ¿Cuántas veces te ha tocado a ti? A menos probabilidades de acertar, más pastizal te cae si lo clavas. Así es el juego, amigo.

Si te animas a hacer apuestas deportivas, no dejes de visitar nuestra área de bonos de apuestas deportivas para conocer todo lo que te ofrecen las mejores casas cuando empiezas a jugar con ellos.

Los juegos de cartas

En los juegos de cartas como el poker o el blackjack también interviene la pericia del jugador. Saber jugar, haber jugado mucho y conocer miles de jugadas posibles, ofrece ventajas sobre otros jugadores a los que en este caso nos enfrentamos. De hecho, en las mesas físicas donde no se juega con ordenadores como en los casinos online, las probabilidades de ganar se pueden multiplicar si los rivales no son buenos. Por tanto, es otro de los juegos donde hay más probabilidades de ganar… si eres mejor que tus rivales y sabes lo haces.

En los juegos de cartas como el poker se ganan de media premios más altos que en las apuestas deportivas, aunque también hay mesas modestas en las que se puede entrar por menos de un euro y los premios no son altos. Para que te hagas a la idea, los super campeones de las World Series of Poker (WSOP), que se celebran cada año en Las Vega reuniendo a la élite del poker mundial, suelen ganar unos pocos millones de dólares después de vérselas durante días con otros tiburones del poker cuyo único objetivo es despedazarte: pero no lo hacen solo por dinero, te lo aseguramos. Como dijo el gran Stu Unger, ganador de tres WSOP: “Es un tabajo duro. El juego. Jugar al poker. No dejes que te digan lo contrario. Piensa cómo es estar sentado en una mesa de poker con gente cuyo único objetivo es rajarte la garganta, quedarse con tu dinero y  dejarte fuera pensando qué demonios salió mal ahí dentro”. Y francamente, nadie le haría ascos a cinco o diez millones de dólares, pero ya sabes que el dinero, si te descuidas, se va en un pis pas.

La ruleta

La ruleta es otro de los juegos de azar más populares, especialmente en los casinos físicos, donde el ambiente que rodea a este juego en las salas más glamurosas del planeta ha sido inmortalizado en películas y libros. La ruleta es un juego de azar puro donde una bolita gira en una rueda con números y dos clases de colores, rojo y negro. Cuando la ruleta se para, la bolita cae en un número de un color. Aunque no lo parezca, puede llegar a ser realmente divertida, siempre que intentemos apostar lo mejor posible y pasar un buen rato comprobando si la suerte está o no de nuestra parte.

Buenas y malas formas de jugar a la ruleta

Siendo un juego de azar puro, hay sin embargo buenas y malas formas de apostar a la ruleta y las distintas apuestas que hagamos tienen diferentes probabilidades matemáticas de salir y nos proporcionarán distinto nivel de ganancias, igual que ocurre en las apuestas deportivas. Por ejemplo, las apuestas más básicas en la ruleta son las simples. Dado que hay dos tipos de colores en la ruleta, si apostamos al rojo o al negro, tenemos la mitad de probabilidades de acertar. Para calcular las probabilidades exactas, debemos saber que la ruleta tiene 37 números incluyendo el cero (que es de otro color y que da la victoria a la caa), es decir, 18 rojos y 18 negros, así que las probabilidades exactas de acertar al apostar a una u otra opción son de 18/37. Es decir, del 48,6%. La casa tiene una ventaja de 2.7%, dado que en una apuesta simple que haces al rojo, digamos, la cada cuenta con 19/37 probabilidades de ganar cuando salga negro o cero. Otras apuestas simples a la ruleta son de rojo o negro, par o impar y falta (del 1 al 18) o pasa (del número 19 al 36). En todas estas apuestas, estás poniendo tu dinero a la mitad de las opciones lo cual es más fácil de ganar, pero rinde menos porque los pagos son 1:1.

Cuando apuestas a columnas en la ruleta, las probabilidades son del 32.4% y se paga a 2:1, igual que las docenas. La gracia de la ruleta es que puedes dividir su tapete en secciones y apostar a varios números a la vez: caballo (a dos números, se paga a 18 veces lo apostado), pleno (el número exacto se paga a 36 veces lo apostado), los tres primeros (apuestas al 0,1 y 2), calle (apuestas a tres números adyacentes de izquierda a derecha)… y así con varias combinaciones posibles. Para calcular tus probabilidades, recuerda, debes contar a cuántos números estás apostando -no cuentes el cero salvo en apuestas especiales- y dividirlos entre 37. Como ves, apostar sabiendo cuáles son tus probabilidades es mucho más inteligente -y lucrativo en principio- que apostar al tuntún.

Ah, un último ‘secretillo’: la ruleta europea siempre es más favorable para el jugador. La ruleta americana tiene doble cero, por lo que la ventaja de la casa sube y la del jugador baja.

Las ‘tragaperras’

via GIPHY

Si estás echando de menos las slots o tragamonedas, las hemos dejado para el final porque son el tipo de juego en el que -lamentándolo mucho- el jugador tiene poca intervención y, por tanto, menor control y probabilidades de ganar. Por algo el nombre… aunque es cierto que algunas máquinas sueltan premios multimillonarios (con poca frecuencia, eso sí). Las slots funcionan con generadores aleatorios de números que están permanentemente en marcha generando combinaciones de números y que ofrecen uno de esos ‘resultados’ -la combinación de los símbolos de la máquina- cuando el jugador pulsa el botón. Las máquinas progresivas, por ejemplo, están conectadas entre sí -puede haber cientos de máquinas conectadas en puntos muy distantes entre sí- y van acumulando premios en función de todo lo que juegan los jugadores en todas ellas. Cuando dan un jackpot… ¡échate a temblar! Pero eso sucede con poca frecuencia, mucho menor que la de los premios de las máquinas no progresivas, que dan premios más bajos, pero mucho más a menudo, por lo que las probabilidades del ganar del jugador son altas.

Para saber cuáles son las mejores máquinas para jugar, debes averiguar cuál es el RTP (return to player) y la frecuencia de pagos, que debe ser alta (High Frequency). Sin eso, para la máquina eres como un caramelo en la puerta de un colegio, vas a ser devorado. Aquí tienes algunos consejos para elegir tu máquina.