Siete cosas que no sabías sobre las Quinielas

¿Quién no ha echado una quiniela alguna vez? Como todos sabemos, el fútbol es, y será, el deporte rey en España. Desde sus primeros pasos en en nuestro país -a finales del siglo XIX, cuando los ingleses de las minas de Riotinto comenzaron a extenderlo-, hasta el negocio multimillonario que es hoy en día, el fútbol está ya en el ADN de los españoles. Y la quiniela está ligada a toda esa historia. Aunque en algunos momentos parecía que había perdido un poco de fuerza en favor de otras formas de apostar más modernas, las apuestas online, las Quinielas todavía tienen muchos fans y cientos de peñas quinielísticas que cada semana esperan con ilusión el último partido del domingo que pueda traerles un buen pellizco.

logoquinielagrande

Es una historia la de la Quiniela, con muchas anécdotas y curiosidades de todo tipo. En ApuestasFree hoy te contamos Siete cosas que quizá no sepas sobre la Quiniela, una peculiar apuesta combinada múltiple con setenta años de historia.

La primera quiniela tuvo siete partidos y se jugaron casi 39.000 boletos

Las quinielas comenzaron a jugarse el año 1946 y se convirtieron, en la España de la posguerra, en uno de los sueños más perseguidos por un pueblo muy aficionado al fútbol y que pasaba bastantes necesidades. La primera jornada se celebró el 22 de septiembre del 46, al decidir el Gobierno regular una actividad que hasta entonces se organizaba en mercadillos de apuestas alegales, que no ilegales. Esa primera quiniela tuvo siete partidos y en el pronóstico había que acertar no sólo el resultado, sino también los goles de cada equipo. El precio era de 2 pesetas y se jugaron nada menos que 38.530 boletos, recaudando 77.060 pesetas. De esa recaudación, el 45% se destinaba a premios, el 45% a la beneficencia y el 10% a gastos de administración y distribución. Hubo dos acertantes de primera categoría que ganaron 9.603 pesetas cada uno.

¿Te gusta hacer apuestas en quinielas? Votalo¡¡¡ 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)

Cargando…

El 1×2 nació en 1948

Cuando se creó la Quiniela nació también el órgano encargado de administrar los ingresos para las arcas del Estado de esa nueva forma de juego: el Patronato de Apuestas Mutuas Deportivo-Benéficas. También velaba por los resultados, y al ver que la fórmula de la primera quiniela – no sólo había que pronosticar el ganador del partido, sino el número de goles de cada equipo-, decidieron cambiar el sistema año y medio después de comenzar la andadura de la Quiniela. Se adoptó un nuevo formato y en la temporada 1948/1949, la Quiniela se simplificó y nació el famosísimo 1X2, con el mismo formato con el que lo conocemos en nuestros días.

afree70anos

El primer millón lo ganó un carnicero de Santander

En 1952, Saturnino García Pereda, carnicero de Santander, ganó en una quiniela un total de 1.143.493,70 pesetas, la primera quiniela millonaria. Esa era la época en la que prácticamente ningún ganador permanecía en el anonimato: ganar la quiniela y te convertías en una celebridad durante unos días. Hoy no es tan habitual que la gente que gana premios grandes se preste a salir en los medios: el mayor premio repartido hasta la fecha en la Quiniela se saldó en la jornada 6 del año 2005 (2 de octubre), en la que un solo acertante se llevó 9.089.888,93 euros. Fueron los socios de la peña ‘Euroquinielas’ de Reus (Tarragona), que con los arrastres de premios menores cobraron en esa jornada un total de 9.142.968 euros.

La jornada con mayor recaudación se produjo el 10 de marzo de 1996, cuando Loterías y Apuestas del Estado ingresó 3.614.480.000 pesetas (21.723.462,79 euros) en apuestas a la quiniela. A lo largo de estos 70 años de historia, la Quiniela ha recaudado más de 11.000 millones de euros, ha visto pasar 2.600 jornadas y más de 36.000 partidos jugados.

Ganar una de catorce se llama hacer un ‘Gabinazo’

El joven agricultor de Valladolid Gabino Moral Sanz, se convirtió el 4 de febrero del año 1968 en una celebridad de la noche a la mañana. Fue el único acertante de una quiniela de 14 que le reportó un premio de 30.207.774 pesetas, que en la época era un importe suficiente para convertirte en multimillonario. Gabino pasó a ser conocido como ‘Gabino el de las quinielas’ y su ‘hazaña’ fue bautizada como ‘El Gabinazo’, porque había rellenado dos columnas usando un dado.

Gabino fue portada de los periódicos de la época e inspiró a millones de españolitos a seguir jugando para poder emular algún día al suertudo de Gabino. Doce años más tarde, el periódico ABC buscó a Gabino y descubrió que no estaba en las Seychelles, ni se llevó el dinero a Suiza, ni compró una mansión en Miami. Gabino seguía, una década después de su pelotazo, viviendo en Valladolid. Había invertido el premio en comprar una finca, un par de coches y un piso en la capital. Una moderación la de antaño que probablemente hoy no se repetiría con un premio similar.

Pero a veces hay quien apuesta con el corazón y por ser fiel al club de sus amores pierde una de catorce. No obstante el método que utiliza este jugador, el mismo que el de Gabino para hacer sus pronósticos a la quiniela, no es de lo más recomendable…

Suertia: Quinielas Online y Súper Pack de más de 400€

En Suertia puedes hacer tus quinielas online y conseguir, además de su Súper Pack de Bienvenida, nuestro cashback de 10€ cuando te registres desde AFree.

Suertia, el único operador del mercado especializado en quinielas online (Súper 9 y Súper 14), te permite hacer quinielas cómodamente desde tu casa o tu móvil. Además, si no eres cliente, tiene un Bono de Bienvenida con el que podrás optar a más de 400€ en bonos! El bono está dividido en estas partes:

  • Bono hasta 100€ de reembolso en apuestas deportivas
  • Regalo de tus primeras quinielas
  • Bono de Casino hasta el 50% de tu primer ingreso hasta 300€
  • Tragaperras y Casino: reembolsos semanales hasta 250€

suertiaafree

¡Ah! recuerda que al registrarte desde ApuestasFree consigues además nuestro cupón cashback de hasta 10€.

La quiniela más difícil de la historia

El 10 de enero de 1993 se jugó la que está considerada como la quiniela más difícil de la historia: no hubo acertantes de primera ni de segunda categoría en un boleto con quince variantes, nueve equis y seis doses.

Los asesinos de la Quiniela: Guixot y Segarra

julioguixot

Julio Guixot, el asesino de la Quiniela.

Julio Guixot, un joven de difícil pero arrollador carácter, creyó haber inventado en los años 50 un sistema infalible para acertar la quiniela. Fundó junto a su amigo y casi cuñado, el empleado de banca José Segarra, una peña, en la que convenció para entrar, y arruinó, a otros dos amigos. Tras diversos avatares, y creyendo que había logrado perfeccionar su método, volvió a liar a Segarra y a otros socios capitalistas que apostaron por su sistema, prestando nada más y nada menos que 64.000 pesetas de la época: una cantidad desorbitada. El dinero volvió a esfumarse igual que la primera vez. Los socios desaparecieron y Guixot volvió a la ruina.

Ni siquiera se deshicieron del cadáver

Fue entonces cuando a Segarra se le ocurrió lo que acabaría siendo calificado como ‘El crimen de las quinielas’. Segarra sabía cuándo se transportaba dinero entre las sucursales de su banco: convenció al transportista, amigo suyo, de hacer una parada técnica en una fiesta que habían montado en una casa que él y Guixto habían alquilado para, en realidad, robar al pobre incauto. Pero no sólo le robaron las 40.000 pesetas que lleva en la cartera, sino que para hacerlo Guixot le golpeó con un yunque de zapatero en la cabeza, dejándolo desangrarse hasta morir.

Sin deshacerse del cadáver -cosa que ninguno tenía ganas de hacer-, ambos de dedicaron a vivir la vida loca con el dinero robado: Guixot se casó con Asunción Segarra y se fue de luna de miel, mientras la Guardia Civil descubría en la casa alquilada un cadáver que llevaba escondido en la ropa un cuarto de millón de pesetas.

Una vez detenido, Segarra confesó con pelos y señales, convirtiendo a Guixot en uno de los más buscados de España. Julio, ajeno a todo, siguió jugando a las quinielas y fue entonces cuando logró lo que llevaba toda la vida esperando: una quiniela de 127.00 pesetas. En la puerta de la administración de loterías de Cartagena, Julio Guixot cayó por fin en manos de la policía cuando acudía a cobrar el boleto junto a su mujer. Segarra y Guixot fueron condenados a la pena capital, pero Segarra fue indultado a última hora. Julio Guixot fue ajusticiado por garrote vil en el penal de Alicante en el año 1958.

franco

El día que Franco acertó la quiniela 

Unos años después del ‘crimen de la quiniela’,  en 1967, Francisco Franco acertó una de doce con un premio 900.333,10 pesetas, junto con otros nueve acertantes. Era la 35ª jornada del 28 de mayo de 1967 y el boleto le costó 24 pesetas.

Franco era muy aficionado a la quiniela y cada semana rellenaba -religiosamente por supuesto-, su boleto para poner a prueba su suerte y sus conocimientos sobre el deporte rey. A veces firmaba con pseudónimo (antes se firmaban las quinielas), usando el nombre de Francisco Cofrán para no llamar la atención. Sin embargo, la dirección que indicaba para ponerse en contacto era ‘El Pardo’, la que todo el mundo sabía que era la residencia del Jefe del Estado. Muy obvio.

Cuando descubrió que había ganado la quiniela, Franco envió a cobrarla a su ayudante de infantería, el comandante Carmelo Moscardó, hijo del General Moscardó. Con casi un millón de pesetas de hace cincuenta años ganado a la suerte, Franco mandó enmarcar el boleto ganador, que todavía se conserva el fondo histórico del Patronato Nacional.

Y para terminar este reportaje sobre algunos momentos cumbres de la quiniela,de sus setenta años de historia, otro vídeo, en esta ocasión el último anuncio de televisión de la quiniela, porque a veces algo estropeado hace que todo funcione.