Las ciudades con los mejores casinos del mundo 2019

Los jugadores de casino son una raza aparte. Lo cierto es que la emoción, el lujo, el glamour y los servicios que rodean el juego en los casinos no se ven en ningún otro lugar y los mejores casinos del mundo son, a día de hoy entornos paradisíacos que ofrecen no solo la mejor y más amplia experiencia de juego, sino también todo un mundo de servicios de lujo para pasar unos días inmerso en auténticos paraísos de lujo, gastronomía, compras, espectáculos… ¿ya has probado alguno? Repasamos hoy algunas de las ciudades con casinos más espectaculares del mundo, para que vayas haciendo tu wishlist de vacaciones…

Las Vegas

La ciudad más grande y famosa de Nevada, al oeste de Estados Unidos, es no sólo uno de los destinos turísticos más célebres del mundo, fundamentalmente por sus casinos. Quizá por eso la llaman ‘La Ciudad del Pecado’ o ‘La Capital de las Segundas Oportunidades’… todo es opinable. En vacaciones, los dos millones de habitantes de la ciudad se duplican. A día de hoy existen en Las Vegas más de 175 establecimientos hoteleros -muchos de ellos con casino- que reúnen una oferta de más de 130.000 habitaciones.

¿Te gusta jugar al casino? Votanos ¡¡ 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

El Bellagio está considerado uno de los mejores casinos de Las Vegas. Son famosas sus fuentes bailarinas y su hotel es uno de los mejores de la ciudad, con casi 4.000 habitaciones, que se gestionan eficientemente para un monstruo de esas características. Aunque parezca increíble, todas las habitaciones tienen vistas, pero las mejores son las Tower. El Circo del Sol -y los mejores artistas mundiales, un clásico en Las Vegas- actúa en sus escenarios y la oferta de juego es absolutamente increíble. También se puede cenar en una sucursal del afamado restaurante de New York Le Cirque y comprar en las mejores tiendas de las firmas de lujo.

El Caesars Palace es otro de los casinos más famosos de Las Vegas y del mundo entero, retratado en docenas de películas, con un derroche de espectacularidad que no deja indiferente. Aunque es bastante hortera, no deja de tener un toque de glamour y todo es a lo grande. Gente guapa en las mesas y juegos tan espectaculares que es imposible no probar suerte. Miles de habitaciones para todos los bolsillos, gustos y colores. De hecho, a partir de poco más de 100 dólares la noche se puede uno alojar en las habitaciones más económicas. Lo que te juegues ya es otro cantar.

Mónaco (Montecarlo)

Mónaco es famoso principalmente por ser uno de los países con más glamour del mundo: el segundo estado más pequeño del mundo tras el Vaticano tiene la forma de ciudad-estado, con una monarquía hereditaria que se conserva en la familia Grimaldi desde el siglo XIII nada menos. Su capital, Mónaco -siendo tan pequeño no hay más que una ciudad donde elegir y ciudad y país son la misma cosa en Mónaco- es uno de los destinos europeos preferidos por la realeza, la gente de dinero y los famosos para pasar unos días de asueto. Y su barrio más famoso es Montecarlo. Acoge no sólo una parte del famoso Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1 y una de las más importantes pruebas del Mundial de Rallyes, sino también uno de los casinos más famosos y con más carisma del mundo. Un precioso lugar donde se vive con más estilo que en ningún otro sitio y donde los porteros de los hoteles llevan más plumas en el sombrero que los pavos reales de Central Park. El enclave ideal para visitar en verano, con dinero para gastar, y disfrutar del lujo veraniego de la Costa Azul.

El Casino de Montecarlo abrió sus puertas casi a mediados del siglo XIX (1863) y fue construido por el mismo arquitecto responsable de la Ópera de París. Se trata de un complejo denominado Société de Bains de Mer que incluye el Gran Teatro de Monte Carlo, el teatro de ópera y ballet y la sede del Ballet de Monte Carlo. El complejo incluye fabulosos jardines con espectaculares terrazas desde las que se puede divisar la localidad italiana de Bordighera y jugar en las mesas de verano al exterior. Las salas de juego interiores están a la altura de los palacios de la ciudad y ofrecen incluso salones super privados para los jugadores que puedan permitírselas.

El casino consta, entre otras áreas del enorme complejo, del Sun Casino, con mesas de cartas y ruletas, además de un restaurante abierto hasta las 2 de la madrugada, hora a la que se trasforma en bar americano. También hay actuaciones en directo los fines de semana. El Casino Café de París es la zona de slots, abierta 24 horas al día, siete días de la semana y con terrazas también. El Monte-Carlo Bay Casino se encuentra en el hotel y resort del mismo nombre, y ofrece al jugador 140 máquinas de juego para jugar desde tan sólo un céntimo de euro. Este casino también tiene terraza para fumadores, con 30 máquinas de juego. El complejo cuenta, por supuesto, con una enorme oferta de restaurantes y bares para todos los gustos (hasta diez nada menos), desde lo más informal hasta lo más chic, elegante… y carísimo. El código de vestimenta es bastante estricto: no se puede entrar en sitios como este vestido de turista playero en chanclas y pantalón corto. Como curiosidad final, los monaguescos tienen prohibida la entrada al casino, es ilegal para ellos jugar en el casino. Así pues, en la puerta debes enseñar necesariamente tu pasaporte para acceder.

Baden-Baden (Alemania)

Baden-Baden es una localidad situada en las ladres de la Selva Negra en Alemania (al suroeste del país), famosa por su selecto turismo y sus baños termales. En el siglo XIX, la burguesía europea lo eligió como uno de sus destinos favoritos de descanso y se crearon numerosos negocios en torno a ese turismo: casas de baños, hipódromo, teatro y su famoso casino.  La actriz Marlene Dietrich decía que el de Baden-Baden era el casino más bonito del mundo, y no le faltaba razón, porque es de los pocos que ofrece tours guiados con un coste de unos 3 € para visitar sus instalaciones, como si de un museo se tratase. Desde luego es espectacular y sus salones y su decoración es digna de los más decadentes palacios europeos. Versalles no le queda tan lejos…

El casino de Baden-Baden ha tenido jugadores tan ilustres como el propio Fiódor Dostoyevski. El escritor ruso era muy aficionado al juego y según la leyenda, fue Baden-Baden la fuente de inspiración para una de sus obras más famosas, ‘El jugador’. Una novela algunos aseguran que escribió en la localidad, para pagar sus deudas, en sólo 26 días. En realidad parece que escribió la obra en Rusia, también en poco tiempo, para pagar a sus numerosos acreedores y que luego -sin haber satisfecho sus deudas totalmente-, partió hacia la Selva Negra  para seguir gastándose en la ruleta lo que no tenía. El casino ofrece tanto juegos clásicos (ruletas americanas y francesas, poker, blackjack, punto blanco…), como una enorme oferta de slots para los jugadores en busca de un buen jackport. Actuaciones, restauración de alto nivel y fiestas estacionales completan la oferta de uno de los casinos más famosos del mundo. La página web del casino ofrece una visita 360º que te permite echar un vistazo a varias salas y ponerte los dientes largos.

Macao (China)

Macao es uno de los lugares más peculiares del mundo: situado en la costa sur de China, junto a la provincia de Cantón y al suroeste de Hong Kong, tiene una superficie de 28.2 kilómetros cuadrados en la que viven más de 600.000 personas: horror vacui es poco para definir a esta gente. Hasta el año 1999, Macao estaba controlada por Portugal, siendo la última colonia europea en Asia que, como ves, perduró hasta los albores del siglo XXI. Después de más de 400 años de presencia portuguesa en Macao, como imaginarás, el lugar es, cuando menos, un enclave peculiar en plena China. Y si bien la República Popular es responsable de la defensa y los asuntos exteriores, para el resto de los temas, Macao es independiente, tiene su propio sistema legal, moneda, policía, aduanas e inmigración. Tiene un nivel de independencia extraordinario. Es, además, una de las regiones más ricas del planeta y es uno de los centros de juego más importantes del globo desde principios de siglo: su economía depende del juego y el turismo, además de la manufactura de productos (como en toda China).

Esta peculiar ciudad es sede de algunos de los casinos más espectaculares del mundo, como el Wynn Macau, el primer casino-resort de Asia diseñado igual que sus hermanos de Las Vegas. El complejo integra un hotel de lujo con 600 habitaciones y suites, restaurantes, tiendas de diseñadores, varios spas, tiendas de lujo, gimnasios e incluso un lago. El casino tiene una superficie de 205.000 metros cuadrados, en los que los jugadores pueden encontrar, por ejemplo, casi 400 máquinas tragaperras y más de 2000 mesas de juego. Los espectáculos son, efectivamente, espectaculares sin duda en el Wynn Maco, con dragones dorados gigantes, fuentes que bailan, árboles-candelabro que cambian de color, o acuarios llenos de medusas que amenizan la espera en la recepción.

The Venetian Macao es otra de las joyas del juego mundial, por dentro y por fuera. De noche, brilla como una antorcha en la oscuridad y dentro tendrías que estar ciego para no estar en un rincón con buenas vistas en sus cuarenta pisos de altura. El Venetian Macao es casino y hotel, con habitaciones de lujo para adaptarse a todos los tipos de huéspedes. El casino tiene nada menos que 550.000 metros cuadrados de área de juego y en sus primeras 24 horas abierto lo visitaron más de 400.000 personas. A ver quién lo supera. Es el primer resort con casino que integra impresionantes réplicas de los canales venecianos y de la arquitectura icónica de la joya italiana. Además, ofrece espectáculos llegados desde los mejores escenarios del mundo y todo tipo de servicios de lujo, que acogen al jugador para que desee no salir jamás de semejante universo. El señor David Beckham promociona este este increíble resort internacional con tiendas de lujo, docenas de restaurantes, salones de bodas y performances diarias para hacerte sentir como si estuvieras en pleno carnaval veneciano. Es propiedad de la sociedad Las Vegas Sands y es una copia de The Venetian Las Vegas.  

Sun City (Sudáfrica)

Sun City es un complejo hotelero localizado en Sudáfrica junto al parque nacional Pilanesberg, a menos de 60 kilómetros de la capital (Pretoria) y a menos de 200 de Johannesburgo. El complejo fue creado por Sun Internacional, del magnate hotelero nacional Sol Kerzner, con intereses turísticos en muchos destinos internacionales. Su lema, ‘Un mundo dentro de una ciudad’, le hace justicia, porque Sun City cuenta con cuatro hoteles (uno de ellos llamado Palacio de la Ciudad Prohibida, ahí queda eso), dos casinos, un local para espectáculos con capacidad para más de 6.000 espectadores, parque acuático, restaurantes, dos campos de golf -uno de ellos con cocodrilos en uno de los lagos- y posibilidad de hacer safaris fotográficos a las reservas de cocodrilos, animales salvajes o mariposas, montar a caballo, hacer tirolina o visitar localidades de los alrededores para vivir la experiencia africana al máximo.

La relevancia de este casino está, sin duda, en su localización y en las opciones de ocio alternativo que proporciona el entorno. El casino abrió sus puertas en el año 1979 y ofrece la última tecnología en su oferta de juego, ideal para todo tipo de perfiles de jugador. Cientos de máquinas slots y más de 40 mesas, además de salones privados y todo tipo de oferta de restauración y extras para hacer la estancia lo más agradable posible. Sus salas no son las más bonitas del mundo, pero el entorno sin duda lo es.

Nassau (Bahamas)

Atlantics Paradise Island es otro resort de lujo propiedad del magnate africano propietario de Sun City. Está enclavado en uno de los destinos más espectaculares del mundo, Nassau, capital de Bahamas. Un paraíso de aguas turquesas, arena blanca y brillante sol. Ocho opciones de alojamiento, desde las más lujosas a las más típicas del lugar, docenas de opciones de restauración y todo tipo de servicios en este complejo vacacional pensado para hacer las delicias de toda la familia. Con un diseño innovador y espectaculares entornos (incluyendo esculturas de cristal y mesas al aire libre), el casino de Atlantics Paradise Island tiene la oferta de juego que podría encontrarse en cualquier casino de Las Vegas o Atlantic City, y con facilidades como operar las máquinas tragaperras con la llave de tu habitación o pagar con ella en las mesas.

Nada menos que 85 mesas de juego con blackjack, baccarat, mini-Baccarat, craps, ruletas, poker de varias modalidades y cerca de ¡700! de las más modernas slots. Además de albergar torneos y otros eventos de juego, el casino dispone de una Sala De Carreras y Deportes Atlantis al estilo de las de Las Vegas, provista de tecnología de última generación y un videowall de LED de 20 metros: más de 46 metros cuadrados de disfrute visual en los que poder disfrutar de hasta 20 retransmisiones simultáneas, 44 puestos de apuestas y seis de apuestas vip para grandes apuestas. Para los jugadores novatos, el casino ofrece ‘clases de juego diarias’.

Si ves complicado llegar a jugar en alguno de estos sitios, siempre puedes visitar nuestro área de Bonos de Casino y elegir la casa que más te guste para jugar cómodamente desde el sofá de tu casa, no sabemos si con tanto glamour, pero seguro que sí con toda la comodidad del pijama y las zapatillas.