Contar cartas: ¿cómo funciona? ¿es legal?

El conteo de cartas en realidad debería llamarse ‘Conteo Blackjack’ porque nadie cuenta cartas en el cinquillo… bueno, hay gente para todo. Contar cartas es una técnica que algunos jugadores de blackjack aprenden para calcular en qué momentos tienen más probabilidades de ganar y así subir sus apuestas. Se trata de algo que no está prohibido ni es ilegal, porque nadie puede decidir qué haces con tu privilegiada cabeza, pero como dice nuestro amigo de la foto… está mal visto. Se calcula que un jugador que cuenta cartas puede conseguir un margen de ventaja sobre el casino de entre el 0.5% y el 1%. Como ves, tampoco es que si aprendes a contar cartas vayas a reventar las bancas. No es tan sencillo: con cierta frecuencia, incluso los jugadores que cuentan cartas sufren pérdidas, porque el conteo de cartas te proporciona información sobre las probabilidades de que lo que queda en el mazo sean cartas altas o bajas y, en consecuencia, deberás decidir cuánto apuestas bajo esas circunstancias… pero el azar puede conseguir cosas tan bizarras como que todas las cartas bajas que quedan en el mazo salgan prácticamente juntas…

Lo importante aquí es saber que el conteo de cartas no está al alcance de cualquiera, porque hay que tener cierta habilidad de cálculo y buena memoria. Se necesita, además, un buen presupuesto para llevar a cabo el conteo, debes poder aguantar hasta que los números te indican que la situación te es favorable para hacer buenas apuestas. Y lo más relevante de todo: es muy importante que el casino no sepa que estás contando cartas, no les gusta nada. De hecho, si conoces la famosa historia de Los Pelayos -la familia que asaltó los casinos de medio mundo-, te gustará saber que Gonzalo García-Pelayo, el cerebro del grupo, aconsejaba no jugar al blackjack. Según sus cálculos, es mucho más fácil ganar grandes sumas a la ruleta o al poker. Es el consejo de un experto que en los años 90 se levantó nada menos que 250 millones de la época en los casinos. Pero como siempre os decimos, el juego -excepto para unos pocos privilegiados como los que vamos a conocer hoy- debe ser un asunto lúdico: hacerse rico con cualquier juego de azar es igual de difícil que hacerse rico trabajando. Sólo unos pocos genios lo consiguen.

El padre del conteo de cartas: el matemático Ed Thorp

Se considera al matemático y empleado de IBM Edward Thorp uno de los ‘padres’ del conteo de cartas. Su libro Beat the dealer (1962) se convirtió inmediatamente en un éxito y en el clásico definitivo sobre el conteo de cartas, que los jugadores de blackjack siguen tomando como referencia a lo largo y ancho del globo, no sólo para contar cartas, sino también para aprender las mejores estrategias de juego. El jugador de poker Andy Bloch, por ejemplo, comenzó sus pinitos en las cartas jugando en el equipo de blackjack del MIT, el Instituto Tecnológico de Massachusetts, un nido de nerds y cerebritos. Su vídeo Beating Blackjack es otra de las más famosas obras de formación de jugadores para contar cartas. Tanto Thorp como Bloch aparecen en el documental The Hot Shoe de David Layton rodado en 2005 y en el que Layton entrevistó a jugadores famosos de blackjack. Con lo aprendido gracias a estos expertos, decidió jugarse 5.000 dólares del presupuesto como experiencia para la propia película.

¿Te gustaría saber contar cartas?  Votanos¡¡¡ 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

El abanico de reacciones de los casinos cuando encuentran a alguien contando cartas va desde aplicar medidas anti-conteo en la mesa, hasta expulsarte amablemente y no volver a dejarte entrar jamás, pasando por cerrar la mesa con cualquier excusa.

Los equipos de blackjack

Durante la historia reciente del blackjack han sido pocos, aunque muy famosos, los equipos de jugadores que han logrado sacar millones en las mesas de blackjack. Se atribuye al magnífico Ken Uston la creación de los equipos para asaltar las mesas de este juego: con el suyo recorrió el mundo cuando los casinos americanos -a los que acabó demandando- les prohibieron la entrada. En un equipo de blackjack cada miembro interpreta un papel y, como si de una obra de teatro se tratase, intentan distraer la atención del casino del auténtico contador y enfocarlo en otros miembros del equipo. Sin embargo, cuanto más complejo es un sistema de conteo, más fácil es de descubrir. Un montón de tipos actuando y lanzándose señas en una mesa de juego es algo bastante fácil de detectar a no ser que sean unos auténticos genios.

¿Es ilegal contar cartas?

En absoluto. No hay ninguna ley que te impida usar tu cerebro y recordar cuántas cartas han salido y de qué valor. Otra cosa es usar dispositivos electrónicos o cualquier otra herramienta que facilite el conteo de cartas, que sí está prohibido. O que a los casinos les gusten los jugadores que cuentan cartas. Y aquí la respuesta es otro rotundo no. Dado que los casinos son establecimientos privados, tienen derecho de admisión. Así pues, y según lo elegantes que sean, el abanico de reacciones cuando descubren a un jugador contando cartas puede ir desde los sistemas anti conteo en la propia mesa -que harán imposible el conteo-, hasta la amable invitación para abandonar el establecimiento, pasando por el cierre de la mesa con cualquier excusa.

Aquí te dejamos un vídeo que explica, muy brevemente, cómo contar cartas en un casino.

Los sistemas de conteo

High-low

Es uno de los sistemas más sencillos y también más eficaces para contar cartas. Se traduce como alta-baja y se trata de saber cuándo quedan más cartas altas que bajas en el mazo, que es algo que beneficia al jugador. Como hemos visto en el vídeo, cuando quedan más cartas bajas en el mazo, el crupier tiene menos probabilidades de pasarse, ganando la mano. Con este sistema, el jugador evalúa el momento en que en el mazo quedan más cartas de alto valor (figuras y ases) en proporción a las cartas bajas (entre el 2 y el 6), lo que le proporciona ventaja sobre el crupier y además aumentan las probabilidades de acercarse a 20.

Se cuenta high-low de este modo: desde la primera carta que salga a la mesa debes contar las cartas valorando con un 1 las cartas bajas (2 a 6), y con -1 las altas (ases y figuras). El 7, 8 y 9 no se contabilizan, son consideradas ‘neutras’. Al terminar la mano, debemos sumar el resultado de cada jugador y obtener un valor positivo o negativo. En caso de +1, por ejemplo, se han dado cartas más bajas que altas, por tanto quedan más cartas altas que bajas en el mazo. Obviamente una sola mano no nos sirve para nada. Cuantas más manos hayamos jugado, más preciso será el conteo. Al final de la baraja, el conteo total debería ser de cero, pero hay que practicar.

Ocho sencillos consejos para jugar bien al blackjack

Con la práctica, seremos capaces de reconocer combinaciones de cartas y contar mucho más rápido. Es una de las grandes ventajas de este sistema, sencillo, pero muy efectivo. Eso sí, cuanto más tiempo estés contando cartas, más cerca estarás de que ocurran dos cosas: que salga la carta de corte o que el casino te pille. En un caso deberás volver a empezar de cero y en el otro… quizá no puedas volver a entrar en ese casino… tenlo presente cuando cuentes cartas.

El sistema Uston SS

Es similar al high-low, pero asignando diferentes valores a las cartas. El dos, cuatro y seis valen 2, el cinco vale 3, el 7 vale 1, el ocho vale 0, el nueve vale -1 y el diez y el as valen -2. Lo complicado aquí es memorizar estos valores, porque las operaciones en sí son sencillas.

Conteos Secundarios

El conteo secundario lo ponen en marcha los jugadores que ya saben contar cartas, al menos con el sistema high-low. Se trata de saber exactamente qué cartas quedan en la baraja, sobre todo qué ases quedan. Muchos contadores sólo cuentan los ases, aunque muchos cuentan también las figuras. Hay muchos otros sistemas de conteo y todos pueden aprenderse online y, sobre todo, en buenos libros sobre blackjack. Aquí tienes nuestra lista con algunos de los Mejores libros de casino, que incluyen varios sobre blackjack.

Si te interesa probar tus habilidades al blackjack en alguna mesa de casino digital, visita nuestro área de bonos de casino. No dejes pasar la oportunidad de conseguir algún suculento bono para poder jugar más.

Los casinos contraatacan

Ya en los años 60 -cuando los casinos comprendieron que hordas de jugadores podrían asaltar sus mesas aplicando las técnicas del bueno de Thorp-, se inventaron las medidas contra el conteo de cartas. La primera y más básica fue usar varias barajas en lugar de una sola, como se hacía hasta entonces. Comenzaron a usarse varias barajas, que se repartían desde un dispensador o sabot. Pero aunque esta técnica dificulta ligeramente el conteo, no lo impide, por lo que los casinos introdujeron entonces la llamada ‘carta de corte’.

La carta de corte es una tarjeta de color que está inserta entre las demás cartas en el sabot y que al salir en el reparto, marca el momento en que el croupier barajará e iniciará un nuevo reparto con todas cartas de nuevo en juego y el jugador deberá reiniciar el conteo de cartas. Lógicamente, cuanto más cera esté del principio la carta de corte, menos cartas se repartirán y más difícil será para el jugador lograr cuentas altas: cuando un casino sospecha que hay un contador en una mesa, indican al crupier que coloque la carta de corte más cerca del inicio del sabot. De este modo se repartirán menos cartas antes de barajar de nuevo y el contador lo tendrá más difícil.

El ínclito Ken Uston, en algunas de las caracterizaciones que usaba para entrar en los casinos que le habían prohibido el acceso…

Pero aquí no acaban las contramedidas de los casinos: los hay que utilizan su propio conteo para detectar patrones de apuesta en posibles contadores, los hay que usan sistemas de análisis facial para detectar a los contadores antes incluso de que lleguen incluso a la mesa de blackjack, los hay que introducen chips en las fichas para detectar patrones de apuestas. El big data aplicado al juego, señores.

Contadores famosos

Aunque contar cartas en un técnica válida para intentar ganar más y perder menos en el blackjack, no debemos olvidar varias cosas: se trata de algo que resulta complejo hacer correctamente, jugar bien a las cartas es un don como otro cualquiera -hay gente que lo tiene y gente que no- y si fuese tan fácil, todo el mundo lo haría. Por eso, aunque millones y millones de jugadores han aprendido conteo de cartas y han intentado usarlo en los casinos, solo unos pocos han sido los elegidos… jugadores famosos como Standford Wong, Lorenzo Revere, Olaf Vancura y Ken Fuchs (creadores del KOblackjack), Tommy Hyland, el mítico maestro del disfraz Ken Uston o los chicos del MIT, que levantaron cerca de 5 millones de dólares en los años noventa en distintos casinos y se ganaron ser retratados en la peli ’21: blackjack’. Todos ellos no sólo jugadores, sino tipos extraordinarios, con habilidades especiales.