Cómo apostar a deportes: cinco consejos fundamentales

Hoy os traemos un post dedicado a aquellos que os estáis introduciendo o queréis introduciros en el mundo de las apuestas deportivas. Si tus amigos apuestan todo el rato y eres el único que todavía no ha probado a apostar a deportes, aquí te vamos a ofrecer algunos consejos básicos para que sepas lo que debes y lo que no debes hacer a la hora de hacer apuestas deportivas.

Para empezar, un consejo básico. Como en todo, en las apuestas deportivas cuanto más sepas, mejor apuestas harás. No te dejes llevar por el corazón y apuesta con la cabeza: por mucho que quieras a tu equipo y que desees que gane, jugarse el dinero a resultados imposibles es absurdo, casi es mejor que les dones directamente el dinero. En caso contrario se lo estás regalando a la casa de apuestas. Tal cual.

¿Te gusta hacer apuestas? Votálo¡¡ 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

Cinco consejos fundamentales para hacer apuestas a deportes

Apuesta a un deporte que conozcas

Ya seas aficionado a las carreras de F1, al balonmano o al tenis, lo mejor es que siempre apuestes a un deporte que conozcas. Lo bueno de las apuestas a deportes, comparadas con otros tipos de juegos como los de azar puro -ruletas, bingo, slots, etc.- es que en las apuestas deportivas tu conocimiento del deporte juega a tu favor y te permite hacer apuestas más inteligentes y con mayores probabilidades de éxito. Eso sí, cuando más ‘obvia’ es una apuesta, menos se paga. Por si no lo sabes, las cuotas a las que haces tu apuesta (esas cifras con las que se identifica cada mercado y que en España se indican en sistema europeo, con decimales) son las probabilidades que la casa de apuestas otorga a un resultado y nos indican cuánto ganaremos por cada euro apostado. Cuanto más se acerca la cuota al cero, más probable es el resultado y menos ganamos con nuestra apuesta.

Es decir, una cuota de 4.0 es mejor que una cuota de 1.25 a efectos de beneficios, indica que por cada euro que apuestas, ganas cuatro, frente a los 1.25 que ganas con la segunda cuota. El beneficio neto, sin embargo, no es ese: tienes que descontar lo apostado. Es decir, en la cuota de 1.25, el beneficio neto por cada euro que apuestas es de 0.25 céntimos de euro. Dado que las cuotas indican las probabilidades de que ocurra un resultado, es mucho más probable que ocurra el resultado que se paga a 1.25 que el de 4.0. Por eso se paga mejor lo que es menos probable que ocurra. Apostar a deportes a cuotas muy bajas no tiene demasiado sentido, porque prácticamente no ganas nada y apostar a cuotas muy altas hace difícil que ganes. La clave aquí es encontrar una buena cuota, que es la que te ofrece ciertos beneficios, siendo el resultado -a tu entender- más probable de lo que indica la cuota.

Estudia bien tus apuestas

Al hilo de lo anterior, es buena idea que estudies un poco tus apuestas a deportes antes de hacerlas. Apostar al tuntún es la mejor forma de perder la pasta. Si sabes del deporte al que estás apostando, sabrás cómo se están comportando equipos, los jugadores, cómo han sido los últimos resultados, etc. y podrás ‘proyectar’ mejor los resultados o detectar cuotas que puedan ser interesantes. También en las apuestas la información es poder. Si bien es cierto que las casas de apuestas tienen muchísima información en base a la que determinan lo que van a pagar por un resultado -tienen todo tipo de sistemas informáticos y estadísticos-, hay ocasiones en las que no recoger una determinada circunstancia o que no les da tiempo a cambiar una cuota antes de que alguien aproveche que un deportista se acaba de lesionar. Usa las estadísticas a tu alcance y crea las tuyas propias si es posible.

También es interesante, cuando empiezas a apostar, seguir a algunos tipsters que ofrezcan pronósticos gratis, para ver a qué recomiendan apostar, con qué cuotas y por qué.

Reserva un presupuesto específico para apostar a deportes y cíñete a él

Los apostadores profesionales saben que llevar un buen control del banking es fundamental al apostar a deportes, no sólo para hacer seguimiento de tu rendimiento, sino también para no llevarte ninguna sorpresa desagradable al ver que has gastado más de lo debido. Reserva un presupuesto semanal, mensual o trimestral -ver las grandes cifras es importante, porque lo que te parece poco a la semana se puede convertir en una pasta trimestral- que vayas a destinar a tus apuestas y no te salgas de él. Si se te ha ido la pinza y te has apostado todo el dinero del mes en dos apuestas del finde, mala suerte, no deberías apostar más. Es fácil engolosinarse con cuotas y partidos importantes y terminar dejándose más dinero del debido. Si te ocurre eso, demostrarás ser un mal apostador y puede que hasta termines necesitando ayuda.

Controlar el banking sirve, además, para llevar un control del éxito de tus apuestas. Es importante que registres en alguna parte lo que has apostado, las cuotas, los resultados, beneficios… esto te permitirá saber qué tal se te está dando y, en caso de no estar teniendo éxito, quizá pensar en cambiar de estrategia, de apuestas o incluso de deporte…

Elige una buena casa de apuestas 

Elegir una buena casa de apuestas es, a día de hoy, algo relativamente fácil. El mercado español es un mercado maduro y la oferta de casas de apuestas es mucha y muy buena. Si bien es cierto que en general la mayoría de las casas de apuestas online ofrecen apuestas deportivas, hay algunas que están más especializadas en determinados deportes, tipos de apuestas o servicios. Por ejemplo, en el mercado español operan varias casas de apuestas británicas de enorme reputación, ingente oferta de deportes y estupendos servicios. Y como buenas inglesas, el fútbol y las carreras (de caballos y de galgos) son dos de sus especialidades. También las hay que ofrecen apuestas de intercambio (o Exchange), que se hacen entre los apostadores con la casa actuando exclusivamente como intermediario. Hay casas españolas que están especializadas en deporte -sobre todo fútbol, baloncesto y tenis- nacional y otras cuyos casinos son bastante importantes. No obstante, como hemos dicho, el mercado te ofrece hoy día, un abanico enorme de opciones para elegir tu casa o casas de apuestas. Porque nuestra recomendación es que -una vez que hayas introducido un poco en el mundillo de las apuestas- no juegues con  una sola, sino que pruebes con dos o tres. De este modo podrás cotejar cuotas, conseguir varios bonos y disfrutar de más ofertas, además de diversificar tus apuestas, por ejemplo apostando a simples en un sitio y a combinadas en otro, o apostando a un deporte diferente en cada casa.

Si necesitas saber más sobre las casas de apuestas que hay en el mercado, en Apuestasfree podrás leer sobre todas ellas, su oferta, métodos de pago, aplicaciones móviles, etc. Sólo tienes que usar nuestro buscador o navegar por nuestras secciones.

Aprovecha ofertas y bonos

Prácticamente todas las casas de apuestas ofrecen a los nuevos clientes -como forma de atracción para probar sus servicios- bonos de bienvenida que generalmente consisten en saldo gratis para que puedas apostar a deportes. Normalmente este saldo se te regala cuando te registras en la casa y depositas dinero en tu cuenta para empezar a jugar. Lo más habitual es que las casas te ofrezcan el mismo importe que hayas ingresado hasta un máximo determinado (normalmente entre 100€ y 200€), en forma de apuestas gratis.

Es un dinero que no podrás sacar de la casa, sino que está destinado a jugártelo. Es por eso que los bonos de apuestas tienen lo que se denomina ‘rollover’: la cantidad de veces que te los tienes que apostar para poder sacar su importe de la casa en dinero real. El rollover es tan elevado que no tiene sentido intentar ‘liberar’ los bonos, sino que lo suyo es gastárselo. Es decir, supongamos que consigues un bono de bienvenida de 100€ en apuestas por haber ingresado otros 100€ en una casa cualquiera. Normalmente el rollover del bono será de unas ocho veces su importe -en algunas casas el rollover suma incluso el bono y tu ingreso- antes de que puedas convertirlo en dinero real. Es decir, que tendrías que gastarte 800€ en apuestas para poder sacar 100€, algo que, obviamente, no tiene sentido.

Consulta todos los bonos de bienvenida disponibles en el mercado aquí. Y recuerda que, cuando te registres en una casa de apuestas con nosotros, te regalamos cashback extra. Visita nuestra home y elige tu casa.

En cualquier caso, es buena idea aprovechar dichos bonos de bienvenida y otras ofertas (cuotas mejoradas, devoluciones, incrementos de beneficios) para apostar a deportes, y si es posible, ganar más o perder menos de tu propio dinero. Antes de apostar, consulta siempre el área de promociones de tu casa o casas de apuestas para ver si hay alguna oferta que puedes aprovechar. Eso sí, lee siempre muy bien las condiciones de las ofertas para ver a qué te obligan, porque todas las promociones están sujetas a ciertas condiciones y si no las cumples la casa te las denegará o, lo que es peor, creerás que vas a conseguir algo y, si no has seguido correctamente todas las instrucciones de la casa, te puedes quedar sin esa super cuota o esa devolución.

Esperamos que todos estos consejos te resulten útiles a la hora de apostar a deportes y entrar en este mundillo tan emocionante y, a veces, hasta rentable…