Cuotas de apuestas deportivas: qué son y cómo se fijan

Hoy ponemos el foco en las cuotas de las apuestas deportivas, la piedra central sobre la que se sustenta todo el negocio.

Pierre-Simon-Laplace_(1749-1827)

El bueno de Jean-Pierre Laplace, astrónomo, físico y matemático.

Cuando apostamos, estamos intentado predecir el futuro y adivinar qué habrá ocurrido cuando llegue el final de un evento deportivo determinado: un partido de fútbol, una carrera de caballos, un torneo de golf… es decir, estamos intentando vencer al azar conociendo de antemano lo que nos depara.

Pues bien, todos los posibles ‘resultados’ de esos eventos tienen unas probabilidades de ocurrir, por eso el azar y las probabilidades son conceptos íntimamente ligados entre sí. Ya lo decía el bueno de Laplace, que debería ser elegido el patrón de los apostadores: “Es notable que una ciencia que comenzó con consideraciones sobre juegos de azar haya llegado a ser el objeto más importante del conocimiento humano”.

betting oddsLas casas de apuestas, que surgieron en la Inglaterra del siglo XVIII, pagan a los apostadores unas cuotas u otras por sus apuestas, dependiendo de las probabilidades que tiene un suceso de ocurrir. Son los llamados bookies los especialistas que fijan estas cuotas, considerando una serie de factores.

Así, a mayor probabilidad, menor cuota y menos beneficio si nuestra apuesta resulta ganadora, porque este resultado tenía más probabilidades de darse que otros. Por el contrario, a menor probabilidad de que algo ocurra -es decir, algo poco probable o improbable-, mayores cuotas y mayores beneficios si hemos apostado nuestro dinero a este resultado ‘inesperado’. Estas son las apuestas en las que, cuando se aciertan, se gana auténtica pasta: los que apuestan a estos resultados y las casas de apuestas, que no pagan las apuestas a los ‘favoritos’. Pero la lógica nos dice que estas ocasiones son raras. Por tanto, a la larga, para los apostadores es mucho más fácil ganar dinero apostando a buenas cuotas -ligeramente altas para resultados probables- que esperar el golpe de suerte con un evento casi milagroso, aunque a veces ocurren. Las casas hacen muy bien sus números para ganar, teóricamente, entre 1 y 20 euros por cada 100 euros gastados por los apostadores. Pero la teoría, las probabilidades y el azar a veces se pelean…

¿Te gusta el artículo?  Votanos¡¡¡ 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

A más probabilidad de que algo ocurra, las cuotas serán más bajas. Un resultado poco probable, por el contrario, tendrá cuotas altas.

Las cuotas vienen expresadas por números enteros con dos decimales y nos indican por cuánto se multiplicará cada euro que hayamos invertido si acertamos nuestra apuesta. Es decir, una cuota 1.36 significa que por cada euro que apostemos, si acertamos el resultado, la casa de apuestas nos pagará 1.36 euros. Por ejemplo, si hubiésemos invertido 35 euros a una cuota 1.36 y ganamos la apuesta, la casa nos pagará 47.6 euros, habremos ganado algo más de 12 euros. Si esa misma apuesta de 35 euros la hacemos a un evento que tiene una cuota de 4.20, si ganamos (algo bastante menos probable que ocurra al ser una cuota más alta, es decir, con menos posibilidades), nos embolsaremos nada menos que 147 euros, más de cuatro veces lo invertido, concretamente 4.20 veces lo invertido, habiendo ganado 112 euritos muy majos.

odds¿Por qué cambian las cuotas?

Las cuotas establecidas por las casas de apuestas fluctúan según va pasando el tiempo, porque no sólo dependen de las probabilidades de los eventos, sino que también responden a las leyes de oferta y demanda: si muchos apostantes eligen el mismo resultado, la cuota suele bajar porque la casa de apuestas minimiza el riesgo que corre que, en estos casos, es el de que muchos apostantes acierten ese resultado y haya que pagar muchas apuestas ganadoras. Las cuotas pueden llegar incluso a retirarse. Lógicamente, cuando las cuotas bajan demasiado, las apuestas dejan de ser interesantes porque aunque acertemos, las ganancias serán tan bajas que no habrá merecido la pena.

Eso sí, una vez realizada una apuesta, ésta queda cerrada a la cuota en la que se hizo. Las posibles fluctuaciones no le afectan, por lo que los beneficios en caso de acertar se pagarán conforme a la cuota con la que se hizo la apuesta.

Ofertas en cuotas: las súper cuotas

Las casas acostumbran a ofrecer determinadas ofertas en cuotas o ‘super cuotas’ para incentivar que los clientes apuesten en determinados eventos de interés.