Cinco cosas flipantes que no sabías sobre Wimbledon

Estos días se está celebrando en Londres uno de los torneos de tenis más famosos del mundo: Wimbledon. Hoy no te traemos ofertas de casas de apuestas ni trucos para apostar en este torneo, sino algunas curiosidades que seguro que no conocías de esta histórica competición.

Screenshot004

El exclusivo All England Club

Wimbledon lo organiza el All England Club, fundado en julio de 1868 como ‘All England Croquet Club’ y que posteriormente pasó a llamarse All England Lawn Tennis and Croquet Club en 1899. Se trata de un club privado, cuya patrona es, nada más y nada menos que Su Majestad la Reina de Inglaterra y su presidente el Duque de Kent. Hay cinco categorías de miembros: completos, vitalicios, honorarios, temporales y temporales junior. Los miembros honorarios son todos aquellos campeones individuales masculinos y femeninos de la historia del club, eminentes jugadores, benefactores del club y otras personalidades destacadas por sus especiales servicios en favor del tenis sobre hierba. Los miembros completos, vitalicios y honorarios suman un exclusivo número de 500 personas. Los miembros temporales son jugadores en activo que usan las instalaciones para entrenar y jugar competiciones durante su periodo de membresía.

¿Te gusta apostar en Wimbledon? Votálo¡¡ 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)

Cargando…

Screenshot002

Premios igualitarios… desde 2006

The All England Club entregó en 2015 un total de 28.1 millones de libras en premios monetarios a los participantes en el torneo. Los campeones masculino y femenino se llevaron cada uno 2 millones de libras esterlinas, unos dos millones seiscientos mil euros al cambio de hoy. Hasta el año 2006, las campeonas femeninas recibían menos dinero que los campeones masculinos. La discriminación se ha ido reduciendo poco a poco durante la historia del torneo, pero la primera campeona del torneo abierto, en el año 1968, recibió 750 libras frente a las 2.000 que se llevó el campeón individual masculino.

Wimbledon and Strawberries

El ‘catering’ en Wimbledon: que corra el té… y las fresas con nata.  

Según los organizadores, Wimbledon es la operación de catering más grande en un evento deportivo individual en Europa. Casi 2.000 personas atienden todos los restaurantes, cafeterías, cafés, puestos de helados, pastelerías y demás establecimientos que la organización pone a disposición de los asistentes. En una edición normal se sirven en Wimbledon la friolera de 397.000 comidas y sandwiches, 350.000 tazas de té, 250.000 botellas de agua, 285.000 piezas de bollería y helados, 100.000 pintas de cerveza, 32.000 porciones de fish & chips, 30.000 litros de leche, 30.000 kilos de fresas, 28.000 botellas de champán y 23.000 plátanos… Comida para alimentar a un pequeño país…

Los recogepelotas

Cerca de 250 recogepelotas (chicos y chicas) trabajan en Wimbledon cada año, elegidos de entre las 700 solicitudes recibidas. La media de edad es de 15 años y muchos de ellos trabajan un par de años en el torneo, porque un porcentaje de los elegidos son nuevos y otro tanto tiene experiencia previa. Los recogepelotas se agrupan en cuatro equipos de seis personas que rotan entre la pista central y la nº1. Otros seis equipos de seis personas rotan en el resto de pistas del torneo. Los restantes también rotan en equipos de seis en otras pistas. Los recogepelotas trabajan una hora y descansan otra y se entrenan desde el mes de febrero en sesiones teóricas y prácticas.

Wimbledon comenzó a admitir chicas como recogepelotas en el año 77, pero hasta 1980 no se mezclaron chicos y chicas en los equipos, y no fue hasta 1985 cuando se permitió recogepelotas femeninas en la pista central por primera vez.

Screenshot003

Dress code: blanco y decente

Wimbledon es famoso por su estricto código de vestimenta, que se exige no sólo durante los partidos, sino también en los entrenamientos y aplica a la ropa de juego, chándales y jerseys. En cuanto se entra al recinto «los competidores deben vestir ropa de tenis adecuada, en su práctica totalidad blanca». Y puntualizan, «blanco no incluye banquecino o crema». Vamos, que blanco es blanco y nada más. Blanco nuclear.

No puede haber partes completas o trozos de color en ninguna prenda de ropa, aunque se acepta una pequeña raya de color (de un máximo de un centímetro) en los cuellos y en el borde de las mangas de las camisetas. No se admiten logos o estampados si miden más del centímetro de raya aceptada en cuellos y mangas. No se puede llevar nada en la espalda ni bandanas, gorras, muñequeras o calcetines que no sean blancos. También aquí se permite una mínima raya de color como alegría máxima. Las zapatillas también deben ser blancas, incluida la suela y se recomienda no llevar logos de esas compañías deportivas que todos conocemos. La cosa no termina aquí: si pensabas que Murray se ponía los calzoncillos azules, te equivocas. La ropa interior que pueda llegar a verse o transparentarse, debe ser también completamente blanca. Con su rayita de color, si quieres. Además, «se requiere respetar unas normas básicas de decencia en todo momento».

Si después de leer esto te han entrado ganas de apostar en Wimbledon, lee nuestro post sobre ‘Cómo convertirte en un mago de las apuestas de tenis’ o visita el área de ofertas de Afree para estudiar las promociones disponibles de las casas de apuestas para este torneo.