Apuestas a largo plazo: qué debes saber

¿Alguna vez has hecho apuestas a largo plazo? ¿Qué tal resultó?

En las apuestas deportivas el tiempo es un factor clave. Por eso, entre otras cosas, se distinguen apuestas previas o apuestas live, en directo o en vivo. Cuándo se celebra un evento es uno de los factores importantes a tener en cuenta a la hora de apostar, e influye en la cuota que la casa de apuestas nos ofrece, porque la ‘certeza’ sobre el resultado es mayor a medida que se acerca el final del evento. Además, en las casas de apuestas ocurren cosas todo el tiempo, la actividad es imparable porque si su oferta de deportes en vivo es amplia, siempre se estarán celebrando muchos eventos a la vez y en todos ellos podremos hacer nuestras apuestas casi casi en tiempo real. 

Pues bien, en contra de todo esto que es casi la esencia del mundo de las apuestas deportivas, la frenética acción, están las apuestas a largo plazo, unos pronósticos que requieren de un conocimiento muy especializado por sus peculiares características. Y es que, cuando más tiempo nos alejamos del final de un suceso, más difícil es predecir el desarrollo que llevará a su resultado final.

En las apuestas deportivas a largo plazo encontramos, por ejemplo, fabulosas cuotas para apostar a equipos que son los favoritos para ganar una determinada competición. El problema es que, como dicen los anglosajones, ‘shit happens’ y, en ocasiones, algo que era «cosa hecha», «seguro como me llamo Fulano» o que estaba «cantado», sale completamente del revés. Y si no, ved a este hombre:

via GIPHY

Dado que en las apuestas a largo plazo el tiempo transcurrido entre que hacemos nuestro pronóstico y la celebración del evento es grande, la supuesta seguridad de los resultados no es tanta como pudiéramos creer porque hay muchos factores que, a veces deportivos, a veces ni eso, pueden jugar en nuestra contra: lesiones, equipos ‘revelación’, accidentes, sanciones, malas rachas…  Por esos motivos, a la hora de apostar a eventos para los que falta mucho tiempo debemos considerar si realmente la cuota nos compensa el riesgo del plazo: ocurre que cuotas fabulosas con el tiempo se convierten en ridículas y viceversa.

¿Te gusta apostar a largo plazo? Vota nuestro artículo ¡ 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

Captura de pantalla 2016-05-11 a la(s) 20.46.25

Pongamos un caso a muy largo plazo: Betfair nos ofrece en este momento -una de las cosas que nos encanta de esta casa- apuestas para pronosticar el próximo presidente de los Estados Unidos. Supongamos que apostamos 100 euritos a que Trump se proclama presidente porque, esperando sinceramente que no ocurra, tiene una cuota mucho más alta que Hillary… Nuestra apuesta deberá esperar hasta el próximo noviembre de este 2016 para resolverse… y probablemente perdamos, aunque nunca se sabe.

Un ejemplo de lo complicado -y poco rentable- que puede ser hacer este tipo de apuestas si no dominamos sus secretos es que los traders no las hacen. Los apostadores llegados del mundo de la bolsa apuestan fundamentalmente en vivo o en mercados que se resuelven en el día, o como mucho en pocos días, porque la rotación de los fondos es mucha y el dinero en movimiento genera más beneficios. Tener dinero inmovilizado en una apuesta durante semanas o incluso meses no suele ser rentable.